El Peugeot 306 Maxi ex-Bamarti de los Garrido volverá a rugir de nuevo

Después de llevar más de 5 años sin ser usado en un rallye, en el mes de septiembre, Fernando Garrido se ponía en contacto con Bamarti para adquirir uno de los coches más valorado por el público gallego, el Peugeot 306 Maxi, ya que después de tener en su garaje 2 reliquias de Peugeot (205 T16 y 206 WRC) les faltaba un 306 maxi. Gracias a su mecánico, Marino Moreno “Chumi”, que en su día trabajó en Peugeot España (BMR) montando específicamente este modelo de Peugeot se pudieron poner en contacto con José Martínez “Bamarti”. Cualquier aficionado sabía que la matrícula C-0306-BH pertenecía al Peugeot 306 Maxi EVO II. Este coche perteneció a Peugeot Sport Francia siendo la unidad Nº23 y fue reclutado por Manuel Senra “Tarolo” que corrió con él obteniendo muy buenos resultados hasta el Rallye de la Coruña del año 2001 que se lo adquirió Toño Villar. En el año 2005 José Martínez Barreiro adquiría este coche y conseguiría entre otros dos títulos de campeón gallego.

1374146_10200707501146021_552941766_n

Dario Garrido pudo cumplir su sueño y subirse a un coche de carreras (Subaru WRC) en unos test en el año 2013. Pero su debut en la competición fue al año siguiente con el Peugeot 206 WRC en la Subida de Onil. En el año 2015 repitió con el Subaru WRC en varias subidas. A partir de ahí el piloto alicantino se quiso centrar más en la disciplina que verdaderamente le gustaba que eran los rallyes y pudo hacerlo por primera vez este año en el Rallye de Cataluña con el famoso coche que habían adquirido recientemente, el Peugeot 306 Maxi, acompañado de Maria Salvo a su derecha. Corrieron en el apartado Legend haciendo solo los tramos del domingo y desgraciadamente se tuvieron que ir a Valencia con la caja rota del 306.

Después de esto y con mucha ilusión, Dario quería hacer algún rallye del regional y así fue, se inscribió de nuevo junto con María Salvo en el Rallye Ciudad de Valencia Memorial Javi Sanz. El gran problema ahora era el coche; El Peugeot 206 WRC no lo podía utilizar ya que su padre, Fernando Garrido, había tenido un accidente en la Nucía. El Peugeot 306 Maxi estaba con la caja rota y sumando que daban lluvias para el día del rallye quisieron no arriesgarse (ya tenían las piezas solo faltaba montarlas). Como última opción surgió salir con un Mitsubishi Evo VII N+ de su equipo, GTA Racing. La última decisión fue la escogida y un día antes de la carrera fueron a coger el Mitsubishi para probarlo y llevarlo a pasar la itv, ya que nunca lo había cogido. Pero al ir a pasar la itv tuvieron un problema con los papeles del coche y no la pudieron pasar. Ante tal cabreo y a la vez decepción de haber estado entrenando el rallye y haber pagado la inscripción sus mecánicos decidieron reparar el 306 el sábado desde muy pronto por la mañana para estar a punto por la tarde para la ceremonia del rallye.

WhatsApp Image 2017-01-18 at 18.39.39

Finalmente y con problemas para arrancar el coche pudieron estar en la ceremonia de salida. “El día estaba muy feo, llovía, paraba, volvía a llover y mucha incertidumbre de los neumáticos que íbamos a usar” comentaba Dario. Su padre decidió que salieran con ruedas de seco al primer bucle y se encontraron que el primer tramo estaba totalmente mojado y aún por encima estaba lloviendo, por lo que era imposible que se secara el tramo en ningún momento. Comenzaron el tramo y el 306 se comportaba bien en esas condiciones pese a ir con ruedas de seco pero en el kilómetro 9 llegó el desastre. Así nos lo narraba Dario: “En el kilómetro 9 más o menos un rasante a derechas en bajada pues, tengo que decir que todos los entrenamientos que hicimos fueron en seco con buen tiempo, el culo del coche se levantó y al caer ya me dio un bandazo a la izquierda el cual pues recuperar corrigiendo pero ya la siguiente sacudida a derechas no pude controlarla y fuimos de lateral hacia la montaña donde nos dimos contra una gran piedra que nos catapultó para dar media vuelta de campana y dejar el coche patas arriba“. A raíz del accidente Dario estaba muy tocado anímicamente (como es lógico) pero no sufrió daños físicos, pero en cambio su copiloto María Salvo aun a día de hoy va a rehabilitación. Por la parte que le tocaba al coche sufrió daños en la carrocería y se rompió en puente trasero, por suerte el motor quedó intacto.

Los Garrido ya se encuentran dispuestos a reparar el coche, teniéndolo que rehacer por completo. A día de hoy están en la lista de espera de la empresa que originalmente hacía estos coche en la época en Francia llamada Matter. Harán el chasis nuevo entero ya que metidos en una inversión prefieren hacer de nuevo que no reparar, como es lógico. Una vez lo tengan listo, que no saben para cuando podrá estar, lo decorarán como lo tenía Panizzi y lo utilizarán únicamente en eventos Legend. Dario desde aquí pide perdón a todos esos aficionados que admiraban este coche por todo lo que ha pasado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *